Las fotografías de Colin Prior

822_colinprior.pngLugares como el glaciar de Khumbu, en el Parque Nacional de Sagarmatha, en Nepal; el arroyo Piccaninny, en el Parque Nacional de Purnululu, en Australia; el archipiélago de Lofoten, en Noruega; o Jodogahama, en el Parque Nacional de Rikuchu-Kaigan, en Japón.

Todos ellos son lugares que se consideran, entre otros pocos, los últimos reductos de virginidad natural.

colinprior4.jpgLugares que han sido espectacularmente inmortalizados por el fotógrafo escocés Colin Prior, que se pasó 10 años recorriendo el planeta buscando la luz perfecta para captar estas maravillas paisajísticas en forma panorámico. Zonas que conservan el 70 % o más de su vegetación original y que abarcan como mínimo 10.000 kilómetros cuadrados en las que viven menos de 5 personas por kilómetro cuadrado. No se sabe cuánto tiempo durarán estas frágiles joyas de postal, así que si tenéis la oportunidad de verlos alguna vez, ya sabéis, quedaos extáticos un rato, y luego: clic derecho… guardar cómo… en la carpeta JPG… aceptar, para conservarlos para siempre en el disco duro de vuestra memoria.

edidhhn_colin_prior_photography_weekend_october_2011_participating_hotels_offer_hero.jpgEscenarios que bien podrían incluirse en la indagación sobre lo sublime a nivel geográfico que Alain de Botton desarrolla en su ensayo El arte de viajar:

Pocas de las emociones suscitadas por un lugar son susceptibles de designación precisa con un solo vocablo. Nos vemos forzados a formar complicadas combinaciones de palabras con el fin de expresar aquello que sentimos al ver cómo se desvanecía la luz cierta tarde de principios de otoño o al encontrar un remanso de agua cristalina en un claro del bosque. Sin embargo, a comienzos del siglo XVIII, alcanzó prominencia un término con el que se hizo posible designar una reacción específica ante precipios, glaciares, firmamentos y desiertos sembrados de cantos rodados. En presencia de estos espectáculos, era probable que experimentásemos, y que contásemos con que nos entenderían al relatarlo más tarde, la sensación de lo sublime. El vocablo se remontaba a eso del año 200 de nuestra era, a un tratado Sobre lo sublime atribuido al autor griego Longino. (…) En 1739, el poeta Thomas Gray inició una travesía por los Alpes, la primera de numerosas tentativas tímidas a la zaga de lo sublime, y relató que, “en nuestra pequeña expedición hasta la Grande Chartreuse, no recuerdo haber avanzado más de diez pasos sin proferir una exclamación ante lo incomensurable. No hay precipicio, ni torrente, ni acantilado que no esté preñado de religión y poesía”.

samuelbitton5.jpg

Sitio Oficial | Colin Prior

from Xatakaciencia http://www.xatakaciencia.com/medio-ambiente/las-fotografias-de-colin-prior

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s